El décimo y último prototipo del avión de combate furtivo Sukhoi Su-57 ha llevado a cabo su primer vuelo hacia finales de diciembre pasado. El ejemplar T-50-10 se aproxima bastante a lo que serán los ejemplares de producción en serie, tanto en configuración, desempeño y diseño del fuselaje. De esta manera, la campaña de pruebas del Su-57 tiene su alineación definitiva con diez prototipos y tres ejemplares simplificados para pruebas en tierra.

En los primeros días de diciembre, el Ministerio de Industria y Comercio de Rusia reveló que un prototipo del Su-57 había efectuado su primer vuelo con los motores definitivos de los ejemplares de producción. En esta oportunidad no se ha informado sobre la motorización del décimo prototipo, dado que el nuevo motor continúa con su programa de desarrollo y deberá ser integrado en los cazas de producción a partir del año 2019, se presume que el último prototipo utiliza los mismos motores AL-41F1 (Objeto 117) con los que se inició la campaña de vuelos de prueba.

Asimismo, los cazas Su-57 del lote de producción inicial utilizarán también dos motores AL-41F1 y se integrará la nueva motorización (Izdelie 30) en los lotes subsecuentes. Se espera que el lote inicial sea de número reducido.

Hasta el momento no se ha divulgado en qué punto de su producción el caza Su-57 se haga disponible para el mercado de exportación, y si efectivamente se convierte en un producto exportable como espera una serie de analistas, no se conoce a ciencia cierta qué restricciones se pondrán en vigencia para acceder a la privilegiada lista de clientes de este producto estrella de la casa diseñadora y fabricante Sukhoi.

Cabe recordar que en el primer trimestre de 2017, el analista ruso Viktor Mirajovski reveló que la Fuerza Aérea del Perú considera al avión de combate Su-57 (entonces, aún denominado T-50 PAK FA) como una de las alternativas para renovar su parque aéreo de caza. En entrevista con Russia Beyond The Headlines, Mirajovski señaló a Argelia, India y Perú como los probables tres primeros clientes de exportación del caza furtivo. De estos tres, la India es el país que está más involucrado en el desarrollo del caza furtivo, habiendo invertido alrededor de 240 millones de dólares en el marco del programa FGFA (siglas en inglés para Avión Caza de Quinta Generación) que parte desde el diseño del PAK FA hacia una variante local e incorpora una configuración biplaza.