Evaluación operacional de las fragatas F-100

El astillero español Navantia se ha asociado con Bath Iron Works, subsidiaria de General Dynamics para la construcción naval, para participar como consorcio en la licitación pública internacional Guided Missile Frigate Experimental (FFG-X) o Fragata Misilera Guiada Experimental, que tiene el objetivo de adquirir, contruir y entregar 20 fragatas para la Armada de Estados Unidos (U.S. Navy).

En noviembre de 2017, el COmando de Sistemas Navales Marìtimos (NavSea) emitió solicitudes de información para la industria internacional para reducir inicialmente el riesgo inherente a tan ambicioso programa de construcciones de buques de guerra. Así se busca evitar inconvenientes como sobrecostos, sobretiempos, errores de diseño, incumplimientos varios, entre otros.

El objetivo de las fragatas FFG(X) es contribuir con la red de información de la flota naval de EEUU para mejorar la situación táctica en los escenarios ooperacionales en los que se verán involucradas, incrementar la potencia de tiro de la flota de superficie (tanto para guerra anti-superficie como guerra anti-submarina y guerra anti-aèrea), y permitir que las grandes unidades de combate se dediquen a labores más pertinentes a sus capacidades militares en tiempos de conflicto.

Las nuevas plataformas tendrán a su disposición sistemas no tripulados para operar con mayores posibilidades de éxito en zonas disputadas.

La adjudicación del contrato de ingeniería de detalle y construcción está previsto para el año 2020.

Cabe indicar que el llamado a licitación en materia de fragatas no hace sino resaltar los inconvenientes y costos que ha representado el programa Buque de Combate Litoral (que tiene dos versiones, la Clase Independence y la Clase Freedom). Para este tipo de buques se ha estado analizando variantes con mayor armamento a bordo.

En el marco del programa FFG(X), de manera tangencial, la fragata F-104 Méndez Núñez de la Armada de España se alista para participar en un programa de certificación para integrarse a un Grupo de Combate de la Armada de EEUU en el año 2019. El objetivo oficial de tal emprendimiento es incrementar la interoperabilidad entre ambas Armadas. El proceso de certificación implica participar en un ejercicio preparatorio con la U.S. Navy para el posterior despliegue, que se estima en unos cuatro o cinco meses.

Esta será la cuarta oportunidad que una fragata F-100 se integra a un grupo naval estadounidense, encabezado por un buque capital tipo portaaviones de gran porte.

F-104 Méndez Núñez