Diez personas fallecidas

El helicóptero de transporte armado Mi-17 de matrícula EJC-3380, perteneciente a la Aviación del Ejército Nacional de Colombia, se ha precipitado a tierra cerca de la 09:00 horas de la mañana del 16 de enero al realizar una misión de transporte en la ruta Caucasia Segovia, en el Departamento de Antioquía. Al momento del accidente se encontraban a bordo la tripulación conformada por dos oficiales y dos suboficiales, a los que acompañaban seis pasajeros, cuatro militares y dos civiles. Lamentablemente, la fuerza del impacto ha provocado el deceso de todos los ocupantes de la aeronave de ala rotatoria.

El Ejército colombiano ha organizado un Grupo de Investigación de Accidentes, conformado por personal de la División de Asalto Aéreo, para indagar las causas del fatídico accidente.

Según señala el Ejército los pasajeros eran personal miembro del equipo de mantenimiento de facilidades de suministro de combustible, instaladas en diferentes puntos del territorio colombiano para brindar apoyo a las misiones de la Aviación del Ejército. Previo al lamentable desenlace de su misió se hallaban desarrollando labores de inspección a dichas instalaciones.

Inicialmente se había informado del deceso de siete de los diez ocupantes del helicóptero, sin embargo se ha confirmado la muerte de las diez personas, quienes son: La tripulación conformada por el capitán Carlos Andrés Costa, teniente, Yeison Jácome, sargento segundo Reynel Morales y el sargento segundo Gabriel Zapata. Los pasajeros fueron indetificados como sargento viceprimero Alexánder Rodríguez, sargento viceprimero Nicolás Cardona, soldado profesional Juan Pablo Uribe Rodríguez, soldado profesional Nelson Javier Casallas León, civil William Flórez Roa y civil Reinel Tapiero Rojas.

El Ejército Nacional de Colombia ha expresado su profundo dolor por la muerte de los diez ocupantes del helicóptero.

Cabe indicar que el helicóptero Mi-17 es reconocido por su capacidad de carga, capacidad para navegar a gran altitud y por la fortaleza de su fuselaje, razón por la cual el impacto en tierra de la aeronave colombiana siniestrada debe haber sido muy fuerte para lamentar la sensible muerte de diez personas, entre militares y civiles.