Bombardier responde

El secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross, anunció el 20 de diciembre que las investigaciones relativas a las importaciones provenientes de Canadá de aviones comerciales de pasajeros con capacidades de que varían entre 100 y 150 asientos, fabricados por Bombardier, establecen precios un 79.82% por debajo de lo que su despacho considera un valor justo (fair value) y que el gobierno de Canadá provee subsidios injustos a sus fabricantes de este tipo de aeronaves civiles con una tasa de 212.39%.

En consecuencia, el Departamento de Comercio instruirá a Aduanas y Protección Fronteriza que recolecte depositos en efectivo de los importadores en base a las tasas halladas.

A pesar de que los aviones canadienses adquiridos con las tasas indicadas aún no son físicamente importados a EEUU, en abril de 2016 se anunció que el valor de los aviones adquiridos por una aerolínea estadounidense (Delta Airlines) excedía los 5,000 millones de dólares. Asimismo, se indica que la anunciada participación de Airbus en los negocios de Bombardier no tiene impacto alguno sobre las investigaciones llevadas a cabo a solicitud de Boeing y que la inversión de Airbus aún no se concreta.

La respuesta de Bombardier
El vicepresidente de Comunicaciones y Relaciones Públicas, Mike Nadolski, en respuesta al establecimiento de tarifas de importación por parte del Departamento de Comercio de EEUU, ha comentado que la “evidencia presentada a la Comisión Internacional de Comercio de EEUU ha demostrado que la petición de Boeing es un asalto infundado a las aerolíneas, al público volador y a la industria aeroespacial estadounidense. Ello ha sido verdad desde el inicio de la investigación, y recientes acontecimientos lo han hecho más claro aún, particularmente la asociación entre Airbus y Bombardier, que incluirá la construcción de una nueva planta de manufactura en Alabama. Esta instalación suministrará aviones fabricados en EEUU, eliminando cualquier posibilidad de daño debdo a las importaciones.”

“El hecho es que la Serie C (de aviones de pasajeros) simplemente no amenaza a Boeing. Boeing no compitió en la campaña de Delta. No ha fabricado un avión del tamaño de las necesidades de Delta por varios años, desde que detuvo la producción del 717 y 737-600. Además, Boeing ha reconocido que ha sobrevendido sus capacidades de producción del 737 y tiene un baklog de más de 4,300 aviones que se alaragarán años en el futuro”.

Bombardier estima que la nueva línea de ensamblaje en Alabama agregará 400 á 500 puestos de trabajo directos en EEUU, junto a miles más indirectos e inducirá empleos en el país. También traerá unos 300 millones de dólares en inversión extranjera directa. Estos nuevos empleos e inversiones se adicionan a los 22,700 puestos de trabajo que ya soporta la cadena de suministros de la Serie C de Bombardier a lo largo de EEUU.