(maquina-de-combate.com) Redacción, Lima – Rostec ha anunciado que su subsidiaria, United Engine Corporation (UEC), ha iniciado la fase de pruebas en los motores NK-32 02 que serán integradas en la variante modernizada del bombardero estratégico Tupolev Tu-160, la que se denominará Tu-160M2.

Según indica Rostec, un número no especificado de partes y componentes de las turbinas NK-32 Serie 02 han sido modernizados para mejorar el consumo de combustible, lo que le permitirá al bombardero Tu-160M2 tener un mayor alcance de vuelo. Las pruebas de banco a realizar apuntan a la validación de los parámetros teóricos de performance que UEC ha proyectado para los motores de la serie.

El Tu-160, catalogado por la OTAN como ‘Blackjack’, es un bombardero pesado supersónico con alas de geometría variable que fue diseñado por el Bureau de Diseño Tupolev en los años de la Unión Soviética. En junio pasado el comandante de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, coronel general Viktor Bondarev, confirmó a la prensa de su país que el primer vuelo de la nueva variante Tu-160M2 del bombardero estratégico se llevará a cabo en marzo del próximo año. A partir de ese punto se ha previsto la entrega de tres o cuatro unidades por año, hasta alcanzar aun total de 16 bombarderos.

Las actualizaciones integradas en la variante Tu-160M2 serán también incorporadas en aquellos bombarderos de nueva fabricación. De acuerdo a un reportaje de Sputnik News, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó hace unos meses un decreto para el reinicio de la producción del Tu-160 en la factoría de Tupolev ubicada en la localidad de Kazan. Se estima que la producción en serie de nuevos Tu-160 se inicie hacia el año 2022, a un ritmo que podría variar entre dos a tres unidades por año. En paralelo, la empresa trabaja en el nuevo bombardero furtivo PAK-DA.

Entre los principales atributos del bombardero Tu-160 se destacan su capacidad para desarrollar velocidades supersónicas con carga de combate, mayor capacidad de carga útil y el alcance de sus misiles crucero, que de acuerdo a fuentes no oficiales se estima en 5,500 kilómetros, lo que le ahorra a la aeronave el tener que exponerse a sistemas de defensa anti-aérea hostiles.

Foto: Rostec