En reemplazo de cazas F-16

(maquina-de-combate.com) Redacción, Lima – La ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, ha resaltado que su sector mantiene la esperanza de convencer al gobierno de Bélgica sobre la compra de aviones de combate Rafale, en torno a un paquete de asociación profunda entre los dos países, no obstante las afirmaciones de su contraparte belga, Steven Vandeput, quien ha indicado que Francia no ha contestado a la solicitud de propuestas (RfP, por sus siglas en inglés) de conformidad a los requerimientos establecidos para el importante proceso de selección.

De acuerdo a medios de prensa franceses, en lugar de entregar una propuesta detallada, en conformidad con la solicitud del Ministerio de Defensa de Bélgica, lo que Francia ha entregado es una propuesta de asociación Estado-a-Estado, más bien genérica, que apela al incremento de los lazos dentro de la Unión Europea. Recordemos que el Reino Unido está en proceso de separación de la Unión Europea y es de hecho uno de los socios principales del programa Eurofighter.

El ministro Vandeput ha señalado que el gobierno de Bélgica podría ser sujeto de acciones legales si acepta la oferta de Francia, fuera del marco de la licitación en marcha. La oferta francesa está bajo revisión legal en el Ministerio de Defensa de Bélgica.

Cabe anotar que es probable que Francia y Dassault Aviation tengan la oportunidad de presentar una oferta final, al detalle, para febrero de 2018, y así alinear la propuesta del Rafale con los términos de la licitación pública internacional.

Visión hacia el año 2030
De acuerdo al programa “Visión Estratégica para la Defensa” que fue publicado a finales de junio del año pasado y proyecta las capacidades requeridas por las Fuerzas Armadas de Bélgica para el año 2030, la Fuerza Aérea de Bélgica requiere de una capacidad multirol de combate aéreo que pueda ejecutar misiones de defensa aérea, ataque aéreo, ataque a superficie y reconocimiento (enlazado a una cadena de sensores aéreos, terrestres y marítimos). Estas aeronaves también tendrán un papel en el soporte a fuerzas desplegadas en tierra y mar, al mantener la superioridad aérea y suministrando soporte aéreo cercano.

Para mantener desplegable a la flota de 54 cazas F-16AM/BM hasta el final de su vida útil se han asignado 66.50 millones de euros en inversiones y a partir del año 2023, los F-16 serán reemplazados por 34 nuevos aviones de combate, incluyendo una reserva por bajas operativas. En total se ha prevsto la inversión de 3,600 millones de euros para esta nueva capacidad, que incorpora las primeras actualizaciones a los nuevos cazas.

Las actualizaciones para los números remanentes de cazas F-16 comprenden 21 millones de euros a ejecutar entre 2017 y 2019 en el programa denominado Commonally & Interoperability Consolidation Program (CICP); 30 millones de euros a ejecutar entre 2017 y 2021 para armamento y sensores; y 15.50 millones de euros para la actualización operacional final a ejecutar entre 2024 y 2025.

La primera actualización de los nuevos cazas tendrá lugar entre los años 2024 y 2027, para lo cual se ha previsto invertir 114 millones de euros.

El objetivo de Bélgica es disponer de una flota de cazas para mantener seis cazas en misiones expedicionarias y dos cazas en las misiones de respuesta rápida de la OTAN; compartir con Holanda el rol de seguridad aérea en el espacio aéreo Benelux, preservar el acuerdo bilateral entre Bélgica y Francia para la implementación de misiones de respuesta rápida sobre el territorio de ambos países, al cual dicho sea de paso se quiere sumar Holanda. Además del entrenamiento de pilotos militares franceses y belgas, que se realiza de manera conjunta en aviones Alphajet de ambos países, desde la base área de Cazaux, en Francia.

El documento del Ministerio de Defensa de Bélgica reconoce a cinco candidatos para reemplazar a sus F-16. El Gripen E/F, Eurofighter Typhoon, FA-18E/F Super Hornet, F-35A Joint Strike Fighter y el Rafale. Como ha reportado maquina-de-combate.com, Boeing (Super Hornet) y Saab (Gripen) han retirado sus ofertas, con lo que quedan tres cazas en competencia.

Alternativas iniciales para reemplazar a los F-16 de la Fuerza Aérea de Bélgica.

Foto: Ministerio de Defensa de Bélgica