(maquina-de-combate.com) Redacción, Lima – El Comando de Sistemas Aeronavales (Navair) de la Armada de Estados Unidos le ha adjudicado a Boeing un contrato valorizado en poco más de 42 millones de dólares como financiamiento adicional para la fase C del Programa de Evaluación de Vida de Servicio (SLAP – Service Life Assessment Program) y del Programa de Extensión de Vida Útil (SLEP – Service Life Extension Program) del caza FA-18E/F Super Hornet, de tal manera que presten servicios operacionales más allá de su límite de diseño de 6,000 horas de vuelo.

El Super Hornet asoma en los últimos años como una alternativa más económica al F-35 Joint Strike Fighter, aún en desarrollo, y en un ambiente en el que incluso el gigantesco presupuesto de Defensa de EEUU se ha visto afectado por recortes, el diseño convencional del caza de Boeing es una alternativa probada y duradera. Ambos cazas tienen detractores en la prensa especializada y sus posibilidades de exportación se ven mermadas por la política del gobierno estadounidense para su industria de la Defensa.

Resulta por ahora improbable que el F-35 alcance el éxito de exportación del F-16 Fighting Falcon, a pesar de que se esperan inmensas órdenes de las Fuerzas Armadas de EEUU al punto que entrarían a jugar las economías de escala en su beneficio.

Además existe una corriente de pensamiento entre pilotos aeronavales que prefieren cazas con dos motores, por la seguridad agregada que proporcionan al aeronavegar sobre las inmensidades de los océanos. En términos generales, se intercambia seguridad por mayores costos de mantenimiento.

Advanced Super Hornet

Foto: Boeing