Rehabilitación y modernización de infraestructura

(maquina-de-combate.com) Redacción, Lima – El gobierno del Perú ha confirmado la inversión de 23,338 millones de soles, equivalente a más de 7,000 millones de dólares al tipo de cambio vigente, en la implementación del plan Reconstrucción con Cambios con el objetivo de recuperar, fortalecer y modernizar la infraestructura dañada durante el Fenómeno El Niño Costero de inicios de año.

En líneas generales el programa de reconstrucción contempla la rehabilitación de aproximadamente 600 kilómetros de carreteras, 457 centros escolares y 39 establecimientos de salud. La implementación de los trabajos generará unos 42,000 puestos de trabajo en el ejercicio fiscal 2018.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski, el director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, Pablo De la Flor, y el ministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, han presentado el Plan para la Reconstrucción con Cambios el día de ayer en el auditorio de la Universidad de Piura, en la Región Piura, una de las más afectadas por las lluvias torrenciales y desbordes de ríos del verano pasado.

De los cerca de 23,000 millones de soles programados para la recuperación y fortalecimiento de la infraestructura, el 75% será utilizada en trabajos de reconstrucción de infraestructura dañada por el efecto climático, el 23% a trabajos de prevención y el 2% restante será empleado en mejorar las capacidades de gestión de las principales unidades ejecutoras.

En la Región Piura, en el norte del Perú, se invertirán 6,556 millones de soles, de los cuales 745 millones de soles se han separado para proyectos de prevención que ya han sido aprobados; 4,811 millones de soles en la reconstrucción de infraestructura afectada y 1,100 millones de soles en nuevas obras de prevención. De acuerdo a Pablo De la Flor, este monto representa casi cuatro veces el presupuesto promedio para obras de la región en los últimos tres años.

Se procederá a rehabilitar más de 13,000 viviendas, sin contar los módulos de vivienta temporales (los cuales han recibido cuestionamientos de calidad), 600 kilómetros de carretras, 2,120 kilómetros de caminos, 457 locales escolares, 39 centros de salud, se han asignado 400 millones de soles para la construcción de 193 canales, 108 drenes colectores y 30 bocatomas en siete valles de Piura, en una inversión equivalente al 27% del Producto Bruto Interno (PBI) de la región, lo que generará un gran impulso a la economía piurana.

Kuczynski indicó además que se ha desembolsado 4,000 millones de soles para obras de agua potable y saneamiento en todo el país y que con una inversión superior a 50 millones de soles se está avanzando en la construcción del nuevo puente Venados en la provincia de Sullana, Piura, que tiene una longitud de 350 metros y que deberá ser inaugurado en noviembre de 2018. La construcción del nuevo puente comenzó el 11 de mayo pasado, la obra incluye una vía de dos carriles con un ancho de calzada de 7.20 metros, dos metros de berma a cada lado, 14.80 metros de ancho de plataforma y veredas de 1.20 metros.

El programa de recuperación de infraesructura se aplicará en diversas regiones del Perú. En la Región La Libertad, por ejemplo, se invertirán unos 4,030 millones de soles.

Construcción de Puente Venados en Piura. 17 agosto de 2017.

Reubicación de viviendas en zonas de riesgo
Asimismo, el día de ayer se ha publicado en el diario oficial El Peruano las modificaciones realizadas por el Congreso de la República a la Ley de “Reasentamiento Poblacional para zonas de muy alto riesgo no mitigable”, con el objetivo de generar el marco legal correspondiente para el reasentamiento oportuno de personas que habitan predios en zonas de riesgo recurrente por deslizamientos, huaicos y desbordes de ríos.

La norma define la ‘zona de riesgo recurrente’ como aquella donde existe la probabilidad de que la población o sus medios de vida sufran daños en forma recurrente, como consecuencia de los constantes deslizamientos, huaicos y desbordes de ríos, entre otros.

También define la zona donde serán trasladadas las viviendas en riesgo como ‘zona de acogida’, la cual debe ser identificada en base a sus condiciones de seguridad frente a riesgos de desastres, factibilidad de instalación, uso de servicios básicos, accesibilidad e infraestructura básica en el terreno.

Las zonas que se encuentren en condición de riesgo no mitigable se declaran intangibles e inhabitables, por lo que queda prohibido el otorgamiento de títulos de propiedad y la instalación de servicios públicos. Tampoco se pueden adquirir predios ubicados en estas zonas vía la prescripción adquisitiva de dominio.

Finalmente, el Estado recuperará para sí los predios que se ubican en zonas de riesgo no mitigable y zonas de riesgo recurrente si los posesionarios no se han acogido al programa de reubicación a zonas seguras.

Pablo De la Flor presenta el Plan Reconstrucción con Cambios en el auditorio de la Universidad de Piura.

Fotos: Presidencia del Perú