(maquina-de-combate.com) Lima – Boeing se ha retirado de la competencia internacional que ha organizado el Ministerio de Defensa de Bélgica para la adquisición de nuevos aviones de combate en reemplazo de los ejemplares remanentes de su flota de cazas F-16 Fighting Falcon. Boeing, que barajaba competir con el FA-18E/F Super Hornet, ha indicado que no responderá a la solicitud de propuestas (RfP – Request for Proposals) que ha remitido el gobierno belga al considerar que los términos de la solicitud no establecen condiciones equitativas para su producto.

La compañía señala que concentrará sus esfuerzos en el soporte de sus clientes globales, asegurar nuevas prdenes e invertir en tecnologías que cubran las amenazas actuales y futuras. Boeing se mantiene atenta a futuras competencias, donde pueda ofrecer todas las capacidades de sus productos y de la propia empresa.

En las respuestas al portal especializado defense-aerospace.com, Marcia Costley, representante de Boeing, indica que los criterios y preferencias plasmadas en la solicitu de propuesta belga aparentan seguir las decisiones de otros países de la Unión Europea y la OTAN que ya han seleccionado el F-35 Joint Strike Fighter. Asimismo indica que no se han considerado diversos items de costo, tales como el reemplazo de equipos, instalaciones y actualizaciones.

FA-18 Super Hornet

Boeing respalda al Super Hornet como el caza multirol más probado y costeable, también avanzado, y continuarán ofreciéndolo a aquellas Fuerzas Aéreas interesadas en modernizar su flotas con un mínimo riesgo y máximo retorno a su inversión.

El 17 de marzo pasado, el Ministerio de Defensa de Bélgica anuncia que ha enviado solicitudes de propuestas (el término exacto utilizado por el gobierno belga es ‘Request for Government Proposal’ en el marco del Air Combat Capability Program) a diversas empresas de la industria de la defensa, ello con la finalidad de entablar una competencia para la selección del siguiente vector aéreo de caza para su Fuerza Aérea. Se pretende reemplazar a 54 cazas F-16 con 34 nuevos aviones de combate. El menor número de fuselajes se justifica con las capacidades incrementadas de los cazas de nueva generación y la mayor disponibilidad de simuladores para el entrenamiento de tripulaciones.

Fotos: Boeing, Ministerio de Defensa de Bélgica