(maquina-de-combate.com) Lima – El 13 de marzo de 2017 el gobierno de Canadá remite una Carta de Requerimientos (Letter of Request) a las autoridades pertinentes de Estados Unidos en la que delinea los requerimientos de la Real Fuerza Aérea de Canadá (RCAF, por sus siglas en inglés) para la adquisición de un lote de 18 aviones de combate FA-18E/F Super Hornet, un producto de la gigantesca compañía Boeing.

Sobre esta carta, la Agencia de Servicios Públicos y Adquisiciones de Canadá (Public Services and Procurement Canada) indica que una flota moderna de aviones caza e sun elemento esencial para la defensa de Canadá y su soberanía, en particular sobre los cielos del norte de su territorio.

Canadá ha estado explorando la potencial compra de ejemplares nuevos del Super Hornet para complementar su actual flota de cazas 138 cazas CF-18 Hornet (recibidos entre 1982 y 1988) hasta aquel momento en que el gobierno considere que las condiciones son apropiadas para el reemplazo de éstos, a través de un proceso competitivo, abierto e internacional. En los últimos meses, Canadá ha estado en conversaciones con funcionarios públicos estadounidenses y ejecutivos de Boeing para analizar la compra de Super Hornets, un requerimiento clasificado como interino.

Estados Unidos le ha confirmado al gobierno canadiense que las compensaciones industriales y tecnológicas para esta probable compra alcanza al 100% del valor contractual, abriendo oportunidades para que empresas locales participen del programa de compra y se establezca una cadena de proveedores canadienses.

En estos momentos, el gobierno estadounidense, Boeing y sus proveedores se encuentran preparando una respuesta oficial a la Carta de Requerimientos, incluyendo la correspondiente notificación al Congreso de Estados Unidos. Esta etapa puede tomar entre seis y ocho meses.

De acuerdo a la Public Services and Procurement Canada se espera que el contrato de compra-venta sea firmado entre finales del presente año y comienzos de 2018.

La compra interina del Super Hornet resulta de la imposibilidad de lograr consenso sobre la compra de 65 cazas furtivos F-35 Joint Strike Fighter, un programa del cual Canadá es socio de desarrollo. Se estima que actualmente, alrededor de 100 cazas Hornet están operativos y deberán de ser retirados del servicio antes de que concluya la primera mitad de la siguiente década.

Los 18 Super Hornets serán adquiridos a través del programa Ventas Militares al Extranjero (FMS) del gobierno de Estados Unidos. Participar del programa FMS implica obtener como proveedor al Departamento de Defensa estadounidense.

Canadá lleva a cabo conversaciones con la Armada de EE.UU. en relación a costos operativos y programas de entrenamiento que la institución naval asume en torno al FA-18E/F.

Advanced Super Hornet

Foto: Boeing Defense