Primera serie de ensayos

(maquina-de-combate.com) Lima – El portaaviones CVN-78 USS Gerald R. Ford que Huntington Ingalls Industries construye para la Armada de Estados Unidos ha zarpado desde el astillero de Newport News Shipbuilding en el Estado de Virginia, en dirección a su primera serie de pruebas de mar del fabricante. Es la primera oportunidad que el impresionante navío capital navega bajo el impulso de su sistema de propulsión.

Con algunos retrasos, se espera incorporarlo al servicio activo hacia finales del presente año. Se trata del primer nuevo diseño de portaaviones que la Armada de Estados Unidos alineará en más de 40 años, desde el CVN-68 USS Nimitz, incorpora una serie de nuevas tecnologías, como por ejemplo catapultas electromagnéticas y 250% mayor capacidad de generación eléctrica, que lo colocan en un lugar único entre sus pares, si es que cabe el término.

El nuevo diseño permite operar y lanzar aeronaves de una manera más rápida que ejemplares anteriores, los elevadores de carga reducen la interacción de las personas con la carga, las actividades de mantenimiento requeridas se han reducido en un 30%, la Clase Ford puede permanecer unos 12 años entre mantenimientos en dique seco, tripulación reducida, mayor capacidad para generar aire acondicionado, el número de válvulas se ha reducid en más de un tercio, entre otros.

La tripulación del gigantesco portaaviones de aproximadamente 100 mil toneladas y propulsión nuclear, ha llevado a cabo pruebas en muelle como preparativo a este primer período de navegación.

En las pruebas se evaluará la funcionalidad de los sistemas básicos de los navíos, no se realizarán operaciones con la Aviación Naval. Una vez concluidas las pruebas del fabricante, se llevarán a cabo pruebas de mar para la Armada estadounidense.

Remolcadores maniobran el CVN-78 USS Gerald R. Ford en el río James, en el Estado de Virginia. Junio de 2016.

Foto: Armada de Estados Unidos