De similar manera se apoya la modernización militar de Colombia y Brasil

(maquina-de-combate.com) Peter Watson, Lima – El Servicio de Noticias del Ejercito de Estados Unidos (Army News Service) ha publicado en los últimos días del mes de marzo, hace unos días, un artículo sobre el interés de las Fuerzas Armadas de diversos países de Latino América en la adquisición de sistemas de armas y equipos militares fabricados en el país norteamericano. Entre los países señalados se destaca al Perú y la probable compra de un lote de vehículos blindados a ruedas Stryker ICV para su Ejército, un instituto armado urgido por el reemplazo de blindados completamente obsoletos.

El artículo fechado el 29 de marzo de 2017, resalta que Perú podría finalizar pronto la transacción de compra-venta de un lote de vehículos blindados Stryker con el gobierno de Estados Unidos.

El teniente general Joseph DiSalvo, comandante adjunto del Comando Sur de Estados Unidos, comenta que Latino América tiene una amenaza creciente por parte de redes de acitivdades ilegales y que los esfuerzos de modernización de sus países jugarán un rol importante en el combate de esta amenaza. Sin embargo indica que los acuerdos, las transacciones de compra-venta, tienen que ser hechos de la manera correcta.

A qué se refiere el teniente general DiSalvo al afirmar que los acuerdos tienen que ser hechos bien, de la manera correcta?

DiSalvo resalta en el artículo indicado que diversos países de Latino América tienen ya capacidades en materia de vehículos blindados a ruedas y destaca al Piranha, de diseño suizo; al BTR-80, de diseño y fabricación rusa; y a los vehículos ligeros de alta movilidad Humvee que a distancia de los blindados anteriores – por su estructura mucho más liviana – prestan servicios en diversos países, en diferentes capacidades.

Sin embargo, DiSalvo califica a estos vehículos como tecnología vieja, antigua, que hoy en día, “probablemente no es suficiente para hacer lo necesario para la supervivencia, maniobrabilidad y letalidad para el servicio operativo y degradar las redes ilegales” para estos países.

M1126 Stryker ICV del Ejército de Estados Unidos. Foto: Departamento de Defensa de Estados Unidos

“Estos vehículos tendrán que operar en un rango de ambientes complejos, como montañas, desiertos y junglas”, agrega DiSalvo.

El oficial estadounidense comenta que es necesario ahora que los países latinoamericanos que buscan modernizar su parque blindado, miren sus programas de adquisiciones desde otrs óptica, una visión diferente a la del pasado. “Se le tiene que dar consideración no solamente al hardware, sino también al entrenamiento, cambios doctrinales y el soporte, a todo. Eso requiere un compromiso con un plan de largo plazo”.

En el pasado el estándar al comprar equipos militares o al modernizar los existentes, era alinear un sistema y luego dejar que el entrenamiento, la especialización ocupacional militar y el entrenamiento en mantenimiento lo alcance después. Es decir, comprar el equipo y ya. Ahora, Di Salvo afirma “que los países saben que tiene que construir primero una base doctrinaria y los fundamentos del entrenamiento. Ha habido progreso en ese sentido, y en la educación profesional al respecto”.

Nuevamente, el oficial alerta sobre los inconvenientes de “modernizar barato”.

Negociar con Estados Unidos en el programa FMS (Ventas Militares al Extranjero – Foreign Military Sales) no es barato, sin embargo los países socios (ojo que no califica a los países compradores como aliados, con las connotaciones que ello ha tenido en el pasado) “deben resistir la tentación de hacer la modernización de la manera fácil”. Esto es comprar los equipos de otros países que no proveen el entrenamiento, soporte y asociación (hoy en día, alrededor del mundo, está de moda lograr asociaciones en las compras de las Fuerzas Armadas, que si incluyen transferencia de tecnología, tanto mejor) que viene junto a las compras que se hacen a Estados Unidos.

Si los países toman la ruta fácil, las buenas noticias es que tendrán los equipos rápido, pero las malas noticias es que no será un “programa tipo Sistema Total”, advierte DiSalvo.

“Estos sistemas pueden inicialmente satisfacer los requerimientos operacionales iniciales, aunque al no tener el soporte logístico, entrenamiento o la infraestructura de soporte, han probablemente comprado un pisapapeles de 30 toneladas”, según DiSalvo. Esto con el agraviante de haber agregado una variante más al ya de por sí diverso inventario, sin haber logrado adquirir el sistema que se necesitaba para 30, 40 ‘o 50 años.

“Comprar barato, afirma, en cero a cinco años parece ventajoso, sin embargo en el largo plazo termina siendo contraproductivo”. En lo que concierne a la modernización de vehículos terrestres de combate de Latino América y plataformas estadounidenses, se suministra un sistema total, reitera el comandante adjunto del Comando Sur.

Portal del Comando Sur de Estados Unidos en el que se enlaza al articulo del Servicio de Prensa de su Ejército en el que resalta las ventajas de la venta del Stryker para Perú. Foto: Comando Sur de Estados Unidos

También se menciona a Colombia y Brasi, países que junto a Perú se le considera como los países que están demostrando la manera correcta para modernizar sus flotas militares de vehículos blindados, incluyendo paquetes de entrenamiento, mantenimiento y doctrina.

Colombia está en su quinto año de un plan de modernización de 15 años de su flota blindada, incluyendo vehículos blindados a ruedas. Este país está trabajando en el desarrollo de capacidades combinadas de combate, en el marco de un plan de desarrollo bien pensado, bajo la visión de un sistema total’´que les dure 30 á 40 años.

Brasil, por su parte, está modernizando sus blindados a orugas M-113 y sus obuses auto propulsados M-109, incluyendo la adquisición de números adicionales.

La probable venta del Stryker a Perú sería la primera venta de este tipo de blindado a través del programa FMS.

Recordemos que en diciembre del año pasado maquina-de-combate.com reporta sobre el interés del Ejército del Perú y de su gobierno por adquirir un lote de 178 vehículos blindados Stryker ICV.

La probable transacción ya tiene la aprobación del Departamento de Estados Unidos y ha sido también notificada al Congreso del país. También tiene el visto bueno de su nuevo presidente, Donald Trump, quien en reciente reunión en la Casa Blanca con su homologo peruano, Pedro Pablo Kuczynski, confirma el interés y la aprobación del gobierno estadounidense hacia la venta de los Strykers para Perú.

No obstante que los medios de prensa locales en primera instancia no le imprimen importancia a las afirmaciones de Trump, proceden a publicar noticias sobre el tema lluego que la prensa especializada rebota el tema. Parte de la prensa peruana apoya tal compra, pero la gran mayoría la objeta, entre éstos los principales medios de Perú, al punto que el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Defensa se ven en la obligación en negar una compra y confirmar que se está recopilando información sobre varios vehículos blindados.

Entretanto, Perú estaba siendo estremecido por lluvias torrenciales, desbordes de ríos y deslizamientos de tierra que han cobrado las vidas de alrededor de un centenar de peruanos y afectado a un millón de personas.

El desastre natural ha gatillado una efectiva campaña de soporte de las Fuerzas Armadas y el despliegue de los activos militares de reciente adquisición, tales como los blindados anfibios LAV II de la Marina de Guerra del Perú, aviones de transporte C-27J Spartan de la Fuerza Aérea del Perú, el satélite PeruSat-1 de Conida (un potente instrumento óptico orbital, que no es por cierto un satélite con capacidad de radar integrada, meteorológica, eso también requiere de inversión) y los helicópteros Mi-171Sh-P del Ejército, activos que han demostrado su valía y utilidad.

Ha quedado también en evidencia la necesidad de adquirir números adicionales de estos modernos equipos al no haberse dado abasto el inventario actual para cubrir los requerimientos de la población civil.

Finalmente indicar que es de esperar que el Stryker ICV que se ofrece al Ejército del Perú se la variante modificada Stryker ECP (Engineering Change Proposal) que modifica entre otros, el caso inferior del vehículo hacia una forma de ‘Doble V’ que mejora notablemente la resistencia del blindado a las detonaciones de aparatos explosivos improvisados o minas.

© maquina-de-combate.com