(maquina-de-combate.com) Lima – Un estudio del año 2001, desarrollado en un proyecto público de vivienda en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, un complejo de apartamentos, ha mostrado que las actividades criminales, en contra de personas y propiedades, se reducen considerablemente en ambientes rodeados por arboles y áreas verdes, en comparación con zonas idénticas pero sin la presencia de vegetación.

De acuerdo al estudio citado recientemente por el Laboratorio de Paisaje y Salud Humana de la Universidad de Illinois, las zonas urbanas con altos niveles de vegetación tiene un 48% menos crímenes que afectan la propiedad y 56% menos crímenes violentos que en zonas con pocas o ninguna área verde.

Incluso, pequeñas cantidades de verde se asocian con menores niveles de criminalidad. Mientras más verde sea el ambiente, menor es el número de crímenes.

Las áreas verdes contribuyen a reducir la actividad criminal a través de varios mecanismos. Primero, la vegetación ayuda a las personas a relajarse y renovarse, reduciendo la tendencia a la agresividad. Segundo, los espacios verdes reúnen a las personas en zonas públicas, incrementando la vigilancia y desalentando el comportamiento criminal.

El estudio realizado ha utilizado reportes policiales para examiinar la relación entre la vegetación y el crimen en un vecindario del centro de la ciudad de Chicago. Se compararon 98 edificios de apartamentos con diversos niveles de zonas verdes. Los hallazgos del estudio contradice una larga tradición de asociación de actividades criminales con la presencia de vegetación, en el sentido de que se creía desde tiempos antiguos (estamos hablando desde aproximadamente el año 1285, en la Inglaterra de entonces) que el verde contribuye a ocultar la actividad criminal a la vista pública.

Asimismo, el análisis reconoce el temor que sienten las personas a las zonas con densa presencia de vegetación. No necesariamente un temor por probable actividad criminal sino un temor más basal a dicho medio ambiente.

Sin embargo, las zonas verdes bien diseñadas y cuidadas no obstruyen la vista pública, por ende, no facilitan la ocurrencia de actividad criminal y suministran ambientes de relajación para la población.

Áreas verdes del Distrito de Miraflores, Lima, Perú. Foto: Municipalidad de Miraflores

Fuentes:

– Landscape and Human Health Laboratory, University of Illinois

– “Environment and crime in the inner city: Does vegetation reduce crimme ?”, Environment and Behavior, Frances E. Kuo & William C. Sullivan (2001)