(maquina-de-combate.com) Este 20 de enero ha juramentado el 45° presidente de los Estados Unidos de América, el empresario de bienes raíces Donald Trump, quien ha ofrecido liderar un gran esfuerzo nacional para reconstruir el país norteamericano y restaurar la percepción ciudadana sobre el porvenir de una economía que aún siente los efectos de la gran crisis del 2008.

Probablemente recordando que Estados Unidos debe una cantidad tal que es superior a los bienes y servicios que produce en un año la economía más grande del mundo (PBI – Producto Bruto Interno), Trump ha resaltado que “enfrentaran desafíos, confrontarán tiempos difíciles, pero cumpliremos con el trabajo”.

En esta oportunidad, a diferencia de muchos otros presidentes de la superpotencia que le han precedido, Trump está redirigiendo las miradas hacia su propio país en lugar del planeta entero. Así ha recordado que cada decisión que tome como presidente, será hecha con los intereses de Estados Unidos en la más alta prioridad. “Cada decisión sobre comercio, impuestos, inmigración, relaciones exteriores, será hecha para beneficiar a los trabajadores americanos y las familias americanas,” dijo.

Agregó que “buscará la amistad y buena voluntad de las naciones del mundo, pero lo haremos bajo el entendimiento de que es el derecho de todas las naciones el colocar sus intereses primero. No buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie, sino más bien dejarlo que brille como un ejemplo para que lo sigan todos”.

Entre los objetivos de la nueva administración estatal de Estados Unidos destacan el fortalecimiento de viejas alianzas, la formación de nuevas y “unificar al mundo civilizado contra el terorismo radical islámico” según dijo el nuevo mandatario estadounidense.

En cuanto al sector defensa, Trump ha asegurado que se buscara asegurar que ningún país del orbe supere a EEUU en capacidades militares y que para ello se asignarán los recursos requeridos, hacia capacidades militares futuras y preservar las capacidades actuales.

Entre sus primeras actividades le pondrán fin a los recortes en el presupuesto de defensa (prácica denominada a nivel local como “sequestration”, por la que se ponían límites máximos a los gastos) y remitirán un nuevo presupuesto al Congreso.

En materia económica, la flamante administración Trump ya ha puesto la mira en el tratado de libre comercio con México y Canadá, así como el Acuerdo TransPacífico, al que no se acogerá, a pesar de que este representa un contrapeso a la intensa presencia de empresas chinas en esta tan importante región. Parte de la mirada hacia adentro que ha ofrecido el nuevo presidente estadounidense y que contempla la firma de acuerdos bilaterales más ventajosos para la base industrial local.

El día de hoy, 20 de enero, Donald Trump ha firmado una Orden Ejecutiva para retirar a EEUU del Acuerdo TransPacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés). Chile, México y Perú son los tres únicos países latinoamericanos que forman parte de este acuerdo, suscrito en febrero de 2016.

A la izquierda, Donald Trump, junto a su vicepresidente Mike Pence.

James Mattis, nuevo secretario de defensa
El primer secretario de defensa de la era Trump es el militar retirado James Mattis. Ha servido por más de cuatro décadas en el Cuerpo de Infantería Naval de Estados Unidos (Marines). Dirigió un batalló de infantería en Irak, en 1991; una brigada expedicionaria en Afganistán, tras los atentados de septiembre 2001; una división de Marines durante el ataque inicial y en las operaciones de control territorial en Irak, en 2003 y luego se desempeñó como comandante de la I Fuerza Expedicionaria de los Marines en el Medio Este.

Asimismo, ha trabajado como asistente del secretario adjunto de defensa, director de Políticas y Planes sobre Recursos Humanos de los Marines, comandante general del Comando de Desarrollo de los Marines, secretario ejecutivo de la Secretaría de Defensa, entre otros.

Se retira de la institución militar en el 2013, por lo que ha requerido de una dispensa congresal debido a que el marco legislativo requiere de un período mayor para asumir un cargo en el poder ejecutivo estadounidense.

En su primer mensaje al Departamento de Defensa, Mattis ha afirmado que cada acción que emprenda será diseñada para garantizar el aprestamiento militar, que las Fuerzas Armadas estén listas para combatir hoy y en el futuro. Reconoce además que ninguna nación está segura sin amigos, por lo que trabajara en conjunto con el Departamento de Estado para fortalecer alianzas. Asimismo, se aplicará a obtener el valor completo de cada dólar del contribuyente que sea invertido en defensa.

James Mattis

Fotos: La Casa Blanca, Departamento de Defensa de Estados Unidos