[Maquina de Combate <> 28Ene2013-06] En el Día del Arma de Artillería, el Ejército Argentino recibió los primeros cuatro lanzadores múltiples LVC desarrollados por Fabricaciones Militares y CITEDEF. El Interventor de la DGFM (Dirección General de Fabricaciones Militares), Santiago Juan Rodríguez, suscribió durante el acto un Convenio Marco con el Ministro de Defensa de Argentina, Arturo Puricelli, con el objeto de “Fortalecer las capacidades logísticas del sistema de Defensa Nacional y contribuir al desarrollo de la Industria Nacional”.

El pasado 7 de diciembre se realizó la entrega al Ejército de los primeros cuatro lanzadores múltiples LVC desarrollados por la DGFM en conjunto con CITEDEF, los cuales fueron destinados al Grupo de Artillería de Lanzadores Múltiples 601, con asiento en Junín.

El acto tuvo lugar en el marco del Día del Arma de Artillería celebrado en Campo de Mayo, donde estuvieron presentes el Ministro de Defensa, Dr. Arturo Puricelli; el Interventor de la DGFM, Lic. Santiago Juan Rodríguez; el Jefe del Estado Mayor General del Ejército, Tte Grl Luis Alberto Pozzi; y el Director de Producción de la DGFM, Grl Div Daniel Calligaro; junto a otras autoridades civiles y militares.

De esta forma Fabricaciones Militares concreta otro aporte en la recuperación de capacidades productivas argentinas para proveer al instrumento militar de una creciente autonomía industrial y tecnológica.

Coheteras-DGFM-Ejercito-Argentina

“Para nosotros es una alegría que en el día del Arma de Artillería, Fabricaciones Militares, dependiente del Ministerio de Planificación Federal, haya concretado la realización de estos cuatro primeros lanzadores múltiples”, expresó el Ministro Puricelli, y agregó que “a estas cuatro coheteras que han sido desarrolladas íntegramente por Fabricaciones Militares y Citedef, queremos sumarle el desarrollo de 16 más para completar una unidad de 20. Indudablemente, se trata de una capacidad de fuego muy importante que nuestra artillería no tenía, y que esperamos lograr en el más breve plazo”.

Por su parte, el teniente general Pozzi destacó “la recepción de las cuatro coheteras, con las que se ve plasmado el objetivo de la producción nacional en un trabajo integrado entre Fabricaciones Militares, Citedef, Ejército y Ministerio de Defensa”, al tiempo que resaltó “el mantenimiento, el reequipamiento, y el avance e incorporación de materiales y tecnologías”.

El Sistema LVC ha sido diseñado teniendo como referencia los requerimientos técnico-operacionales establecidos por el Ejército Argentino, y constituye un producto estratégico para las necesidades de la defensa. Se trata de un sistema de armas superficie-superficie que tiene la finalidad de provocar saturación de zonas de terreno, basado en el cohete CP-30 de 127 mm. de calibre, con un alcance del orden de 30 Km. El lanzador propiamente dicho consta de una cohetera múltiple de 27 bocas, las cuales se encuentran distribuidas en 3 módulos iguales de 9 cohetes cada uno, independientes entre sí. Este sistema modular unido al de anclaje rápido de los módulos a la plataforma, y la grúa autoportante, permiten la recarga en escaso tiempo y con poco personal de servicio, presentando además una gran versatilidad para disparar cohetes de diversos tipos y calibres.

Las plataformas móviles de los LVC CP-30 entregados al Ejército se encuentran instaladas sobre camiones Iveco Trakker, asegurando la movilidad y rapidez de un vehículo todo-terreno con capacidad de ocupar posición, apuntar y disparar en contados minutos y, rápidamente, dejar la posición para evitar los efectos del fuego de contrabatería, trasladándose a la zona de recarga donde se realiza el reemplazo de los módulos usados por otros cargados llenos en un período total de recarga de 10 minutos. Estas y otras características hacen del lanzador de cohetes LVC un dispositivo estratégico y de gran eficiencia para la defensa nacional.

Por otra parte, el Interventor de la DGFM suscribió durante el acto un Convenio Marco con el Ministro de Defensa, con el objeto de “Fortalecer las capacidades logísticas del sistema de Defensa Nacional y contribuir al desarrollo de la Industria Nacional”.

Allí se manifiesta la voluntad de cooperar sinérgicamente en materia de municiones de pequeños, medios y gruesos calibres; recuperación y mantenimiento de sistemas de armas; modernización de armamento y equipos de uso militar; desarrollo e investigación conjunta de nuevos proyectos; investigación aplicada, desarrollo tecnológico, estudios de factibilidad, capacitación y asesoramiento.

Coheteras-DGFM-Ejercito-Argentina-1

Pruebas de tiro de Cohetes Pampero con SABOT
La versatilidad del lanzador Múltiple LVC CP-30, basado en un cohete de 127 mm con un alcance del orden de 30 km., permite disparar otros cohetes de distinto calibre (Pampero 105mm) o del mismo calibre (SAPBA1), con y sin preparación previa respectivamente, caracterizándose por el escaso tiempo demandado para entrar y salir de la posición de tiro.

En relación con la primera posibilidad, durante los años 2011 y 2012 Fabricaciones Militares desarrolló en conjunto con CITEDEF el Proyecto “Estudio de factibilidad de empleo de Cohetes PAMPERO con Sabot en el Sistema LVC CP 30″.

El empleo de cohetes Pampero Cal 105-mm en conjunción con este sistema de Lanzadores Múltiples presenta una alternativa económica para la capacitación del personal, a la vez que permite el empleo operacional del sistema a distancias que no superen los 10 kilómetros de alcance.

En ese marco, durante los días 13 y 14 de noviembre se llevó a cabo una experiencia de tiro en el polígono “Sargento Francisco Quevedo” que Fabricaciones Militares posee en proximidades de la localidad de Serrezuela, provincia de Córdoba, con el objeto evaluar el desempeño de los cohetes Pampero con sabot, para ser disparados con módulos lanzadores LVC CP-30.

Se denomina sabot a un conjunto de suplementos fabricados en espuma poliuretánica que permiten disparar un proyectil subcalibrado ajustándolo al diámetro interno del cañón. Se compone de dos o más partes que encajan entre sí formando una vaina del calibre necesario para el arma. En su interior está el hueco para el proyectil. Al disparar, el sabot sale por la boca del cañón y se separa gracias a su propia resistencia aerodinámica, permitiendo al proyectil subcalibrado un comportamiento normal durante el disparo.

Además del personal técnico de CITEDEF que registró todos los parámetros relacionados con la experiencia, estuvo presente una comisión de la DGFM encabezada por el Director de Producción, Grl. Div. Daniel Victor Calligaro; y por parte del Ejército Argentino el Tcnl Alejandro Liberatori, Jefe del Grupo de Artillería de Lanzadores Múltiples 601. Los resultados de las pruebas colmaron ampliamente las expectativas.

Fuente: Fabricaciones Militares