[Infodefensa <> 10Dic2012-01 <> Peter Watson] El Ministerio de Defensa del Perú ha recibido una asignación presupuestal para el año fiscal 2013 de 5.998.420.479 soles (2,3 mil millones de dólares). Dentro de este pliego presupuestal, el Ministerio ha planificado instalar 16 nuevas bases contraterroristas y equipar 19 batallones de Ingeniería del Ejército del Perú, una aeronave de transporte para la Marina de Guerra del Perú y, notablemente, una aeronave de alerta temprana y guerra electrónica para la Fuerza Aérea del Perú (FAP).

Durante el gobierno anterior, altas autoridades especularon con la adquisición (o modificación) de una aeronave con propósito dual, en una configuración similar al sistema que desarrolla Airbus Military sobre la plataforma C295. Un radar de vigilancia y control del espacio aéreo sobre la dorsal de la aeronave y otro radar ventral con capacidad de percepción remota “look-down”. Sin embargo, a pesar de la idoneidad de este sistema, las Fuerzas Armadas peruanas no han mostrado gran entusiasmo por el avión C295.

El candidato natural sería uno de los dos tipos desplegados por la Fuerza Aérea Brasilera (FAB), el R-99A (radar Erieye de SAAB Microwave Systems) de alerta temprana aérea o R-99B (radar de apertura sintética, sistemas electro-ópticos y escaneo multi-espectral) de percepción remota, con la consiguiente fluidez operacional con la FAB en el sistema SIVAM de protección a la Amazonía. Una aeronave veloz, de buenas prestaciones, aunque los motores turbofan del EMB-145 no resultan tan económicos, por ejemplo, como los del Saab 2000, de segunda mano, que también pueden recibir radares Erieye y radares ventrales en una plataforma turboprop que tiene records de velocidad en su categoría. Ambas familias de plataformas disponen además de variantes de patrulla marítima.

Sea cual fuere la decisión final de la FAP, esta primera compra de un sistema dedicado de guerra electrónica permitirá a la institución aeronáutica peruana ingresar a un nuevo nivel operacional, que facilitará la detección de vuelos irregulares en el espacio aéreo, destrucción de pistas de aterrizaje ilegales, negación de rutas terrestres al tráfico de drogas y/o eliminación de cultivos ilegales.

Foto: Airbus Military

<>